entrevista-2
Solicitar demo

Proceso de selección: cómo ser un buen entrevistador/a

Por
Publicado January 10, 2020
En proceso de selección, evaluación de competencias, captar talento

La mayoría de las veces que se busca información sobre las entrevistas de trabajo, se realiza desde la perspectiva del entrevistado. Sin embargo, el entrevistador debe prepararse igualmente para realizar una entrevista, desde su ropa, hasta su postura y las preguntas que va a realizar. 

Durante el proceso de selección y concretamente, durante la entrevista,  es importante que ambas partes se preparen para obtener información útil. El entrevistador buscará detectar el talento oculto, conocer la formación y experiencia del entrevistado. Por su parte, el entrevistado querrá conocer cómo funciona la empresa, cuáles serían sus tareas y condiciones laborales. 

Dejando los nervios en casa, veamos algunas pautas para ser un buen entrevistador. 

entrevistador-rrhh

 

Un buen entrevistador es aquel que…

Es cierto que hay personas que nacen con el don de la sociabilidad y del trato asertivo. Si eres de los que no sabe cómo enfrentar una entrevista desde el lado del entrevistador, es tu primera vez o solo estás buscando consejos para mejorar, estás en el post correcto. Vamos allá. 

Se debe crear un ambiente libre de tensión. Es cierto que un puesto de trabajo está en juego. Esto no justifica una entrevista donde no se consiga llegar a una conversación fluida que permita conocer aspectos profundos de la personalidad del entrevistado. 

En un primer momento, es el entrevistador el que deberá llevar la iniciativa de la entrevista. Para “romper el hielo” el encargado de la entrevista puede por ejemplo, presentarse, decir su nombre y cargo dentro de la empresa, explicar el proceso que se seguirá durante la entrevista y por qué no, ofrecer algo de beber.

Un buen camino para eliminar tensión del ambiente es buscar un punto que se tenga en común: haber estudiado la misma carrera, encontrar un contacto en común, coincidir en gustos o coincidir. 

El entrevistador debe haber analizado el CV que ha recibido previamente a la entrevista para contrastar información, planificar posibles preguntas e incluso crear una pequeña prueba o test que simule una situación real. 

Tomar apuntes sobre la información que proporciona el entrevistado está bien pero no nos debemos pasar y dar la sensación de “todo lo que diga podrá ser utilizado en su contra”. 

El entrevistador deberá cuidar su aspecto, ropa y postura pues es el representante de la empresa que ha abierto el proceso de selección. Si esta persona asiste a la entrevista con ropa sin planchar, un aspecto de cansancio o de dejadez, será la percepción que desarrolle el posible nuevo trabajador sobre la empresa. 

Por el contrario, si el entrevistador acude con una actitud positiva, motivación, una sonrisa y un aspecto de diez, el entrevistado querrá que lo seleccionen aún más para el puesto de trabajo. 

entrevistador

 

Lenguaje no verbal en una entrevista de trabajo

La primera impresión es la clave. Saluda al candidato con decisión y una sonrisa. Es importante mirar directamente a los ojos, pues esto denota confianza en uno mismo y profesionalidad. 

La postura deberá ser erguida y evitar por completo apoyarse hacia atrás en el asiento. Los brazos cruzados tampoco están permitidos, este gesto da la sensación de barrera entre los dos participantes. 

Tus gestos y miradas también son útiles para hacerle saber al entrevistado que le estás escuchando y que te interesa saber sobre él. Asintiendo con la cabeza podrás comunicar que la comunicación es fluida sin interrumpir al entrevistador.

 

satisfacción y motivación de tu equipo