teletrabajo
Solicitar demo

Teletrabajo, ¿Es una buena estrategia?

Por
Publicado August 15, 2019
En gestión laboral, teletrabajo, actividad laboral, conciliación, flexibilidad, desempeño

Con el paso de los años se han implantado en las empresas numerosas estrategias y métodos que tienen como objetivo el  desarrollo de la actividad laboral y el crecimiento del capital humano. Una de esas estrategias es el teletrabajo.

Aunque hace algún tiempo parecía inviable, la realidad es que cada vez son más las organizaciones que optan por aplicar esta medida en su plantilla, con el objetivo de fomentar la motivación y aumentar la productividad. Sin embargo, el trabajo a distancia ofrece una serie de ventajas e inconvenientes que se deben tener presentes a la hora de intentar establecerlo en la organización.

Para saber cuáles son, y poner en una balanza todo lo que aporta, desde TEAM2GO traemos las ventajas y desventajas de apostar por el teletrabajo.

 

Ventajas de implantar el teletrabajo

 Entre las principales ventajas que presenta este tipo de estrategia, se encuent

ran los costes que puede ahorrar la propia empresa a la hora de implantar los sistemas flexibles de trabajo. Desde los costos inmobiliarios, hasta el más valioso, el aumento de la productividad. 

Partiendo de esa base, ¿cuáles son las principales ventajas? Las enumeramos:

teletrabajo

  • Ahorro de tiempo: con este método la empresa ahorra tiempo y esfuerzos que el trabajador puede invertir en sus actividades laborales.

 

  • Ahorro de dinero: se trata de la ventaja más óptima, tanto para el trabajador como para la compañía. El empleado consigue ahorrar en costos relacionados con el transporte y la gasolina, y la empresa puede disponer de unas oficinas de menor tamaño y más optimizadas. 

 

  • Conciliación y flexibilidad: una de las grandes bazas es el hecho de que aumente la posibilidad de conciliar la vida laboral con la vida personal. Los trabajadores se muestran más productivos y, además, obtienen una flexibilidad mayor para compatibilizar el trabajo con la vida privada.  

 

  • Aumento de la productividad: gracias a este método, el trabajador aúna todos sus esfuerzos en rentabilizar al máximo las horas que invierte, obteniendo la empresa un aumento de la productividad y eficacia.

 

  • Atracción y retención del talento: este tipo de estrategias laborales afecta en gran medida al estado anímico del trabajador. Si se consigue un ambiente óptimo y un buen clima laboral, la empresa aumentará su capacidad de retener talento y de atraer a nuevos perfiles cualificados. 

 

Inconvenientes del teletrabajo

Aunque en la mayoría de casos la implantación de una estrategia de este tipo afecta positivamente al capital humano, pueden darse situaciones en las que no sea del todo viable. Algunos de las principales desventajas que podemos encontrar son:

  • La eliminación del ambiente laboral: al no tener contacto directo y personal con el resto de compañeros, el ambiente laboral propio de un equipo se pierde.

 

  • Pérdida de conexión emocional: otro inconveniente destacable del teletrabajo es el hecho de que se produzca una posible desconexión del empleado con la organización, y por tanto, se difumine el nexo emocional.  

 

  • Dificultad de organización: si no se posee una estructura organizativa clara, puede desembocar en una falta de organización. Además, existen ciertas vacantes en las que cuantificar las horas es tarea difícil. Se suma también el hecho de la falta de trabajo en equipo. Aunque se pueda realizar de forma telemática, el teletrabajo provoca dificultades a la hora de programar reuniones o workshops. 

 

  • Aislamiento y pérdida de confidencialidad: la falta de ambiente laboral y de contacto con los compañeros provoca cierto aislamiento en el trabajador, lo que puede desembocar en cierto malestar. 

 

  • Estancamiento del aprendizaje: el aprendizaje y la gestión del talento son pilares fundamentales a la hora de gestionar una empresa, y la falta de formación puede convertirse en un lastre para la misma. 

 

¿Cómo medir el desempeño a través del teletrabajo?

Para poder medir el desempeño de la actividad laboral es importante definir con anterioridad cuáles van a ser los indicadores necesarios para estimar esas mediciones. 

Para comenzar, lo primero que se debe establecer es un indicador de la actividad, que mida el tiempo que dedica esa persona desde que inicia sus tareas hasta que finaliza la jornada laboral. 

A ello se le debe sumar un indicador que gestione la productividad de esas horas invertidas. Con los datos obtenidos se realiza un análisis sobre el número de horas invertidas y el trabajo realizado. Una vez obtenida esas métricas, se debe realizar de forma exhaustiva y pormenorizada la medición del desempeño y del rendimiento de aquellos que emplean el método de teletrabajo. 

Con toda la información recabada sobre este método de gestión laboral, es el momento de poner en una balanza tanto las ventajas como los inconvenientes, y hacer un estudio de la posible implantación en la idiosincrasia y la cultura de la empresa, valorando su viabilidad. 

 

Nueva llamada a la acción